"Y aquellos que pervirtieron la voluntad del pueblo fueron puestos de rodillas, maniatados y sometidos por la fuerza..."

Codex Supliccium, III-24
 
 

Editor:
Domingo Arcomano 


Secciones

[Portada]
[Editorial]
[Política]
[Economía]
[Internacional]
[Cultura]
[Medios]
[Recepción]
[Entrevistas]
[Memoriables]
[Contratapa]
Anteriores

N°1 - Jul/04
N°2 - Ago/04
N°3 - Set/04
N°4/5 - Nov/04
N°6 - May/08
N°7 - Jun/08
N°8 - Jul/08
N°9 - Ago/08
N°10 - Set-Oct/08
N°11 - Nov/08
N°12 - Dic-Ene/09
N°13 - Jun/09
N°14 - Dic/09
N°15 - Mar/10
N°16 - Dic/10
N°17 - Jul/11
N°18 - Ene-Mar/12
N°19 - Junio/12
N°20 - Oct/13
Descargar Números Impresos
Newsletter
Agregar en Google
Agregar a Mi Yahoo!
Agregar a Mi MSN
Año II, Volumen Nro. 14 - Diciembre de 2009  

Cultura lumpen, política lumpen

por Domingo Arcomano

“È fatto giorno, siamo entrati in giuoco anche noi
con i panni e le scarpe e le facce che avevamo”

(“Se hizo día, hemos entrado en el juego también nosotros
con las ropas y los zapatos y la cara que tenemos”

“È fatto giorno”
(de Rocco Scotellaro, poeta lucano)


¿PERO... QUÉ COSA ES UN LUMPEN?


A pesar de los intelectuales de izquierda (la “clase” media-letrada que letrea a nuestra Presidente arrimándole en forma irresponsable frases sueltas de Carlos Marx) el lumpen no se limita al marginal delictivo o cuasi-delictivo y al miserable pobre de toda pobreza, incapaz no ya de elementales normas morales, sino incapaz de fisiología, simplemente por que se está muriendo de hambre. Y no hay que remontarse (desde Buenos Aires ) a los mal llamados “pueblos originarios”: basta ir a los basurales del Partido de San Martín donde el progresismo –esa enfermedad terminal de la izquierda colonial- le permite comer basura al pueblo marginado.

El lumpen, en verdad, y ajustándonos a la realidad contemporánea de nuestro país se recluta desde las más altas esferas políticas, recreándose en forma descendente hasta el que ya no tiene fuerza para digerir, porque se comió hasta la propia musculatura. El lumpen máximo es el marginal que recrea la cultura lumpen desde los aparatos del Estado: El integrante de la banda política kirchnerista. Banda porque ya están sujetos al Código Penal (al Bando).

Esta SUB-CULTURA lumpen, preexistente a los Kirchner pero reproducida y potenciada por éstos tanto en su extensión como en su profundidad, se ha enlazado como un rizoma por el conjunto de las relaciones sociales argentinas. Hoy la figura marginal por excelencia es la de quien al frente del Ejecutivo Nacional sobreactúa libretos cuyo personaje principal –como en “Esperando a Godot” - es un inexistente: el “modelo”. El “lustre” intelectual se lo brindan los comedores de monederos del Estado autodenominados “filósofos” del progresismo. Dado que el espectáculo debe continuar, el “mundo del espectáculo” provee carne de ganchera para promocionar los méritos de la democracia Kirchenista ( “…hicieron tanto por los derechos humanos… viste?”)

Claro que los derechos humanos que se defienden son los del pueblo a ver fútbol, mientras se lo paga con plata de jubilados, colgados con sus jubilaciones en la Corte Suprema de Justicia: una forma rara de justicia que consiste en sacarle el pan de la boca al que lo necesita, para alegrarle los ojos al que esta desesperado… por el futbol.

Mientras, la “parte” sensible, “artística” de los cómicos de la legua garantiza la continuidad de sus propios contratos: Mefisto sigue siendo su santo patrono; pero mientras éste era un arrastrado con aire metafísico, nuestros actores por kilo apenas tienen las “partes pudendas” para negociar. Aunque no sirvan para entretener ni a los presos de una cárcel boliviana: putitas de mala muerte , rodilleras, y animadores de fiestas de borrachos son los reclutas que complementan el vodevil “cultural” del kirchnerismo. Parásitos del pueblo y ególatras, giran como excremento en el inodoro: para ellos también ya se ha tirado la cadena.

LA UNICA TRANSVERSALIDAD LOGRADA POR EL KIRCHNERISMO ES EL LUMPEN QUE LOS ATRAVIESA

Al “progresismo” argentino, portador SINTOMATICO de estupidez irremediable, se le pasó que la figura y la forma del lumpen lo atraviesa y que, como en los viejos manuales soviéticos y en tanto que LUMPEN, está al servicio de políticas reaccionarias: sirviendo de felpudo a la política colonial desplegada por el Estado, reproduciendo sus contenidos culturales y negando la expropiación y el hambre (de todo) padecida por el pueblo.

Nuestro lumpen, incapaz de pensar crea palabras, que no conceptos: Hasta ahora y después de un gran esfuerzo intestinal lograron evacuar la palabra “destituyente” (se supone que es lo contrario a “constituyente”, que en la Argentina, claro, nunca nombró la realidad del poder del pueblo, de la sociedad civil desarmada; sino el privilegio de militares: desde Saavedra hasta Urquiza, pasando por San Martín, Pueyrredón y Rosas, entre otros).



¿LOS REMEDIOS SON MALOS? (La enfermedad es peor)

Dengue, gripe porcina y medicamentos falsificados- un ejemplo de estado ausente y complicidad criminal de funcionarios públicos con mafias privadas- sirven para encubrir otros temas tan siniestros como la mortalidad infantil por enfermedades y hambre, la imbecilización de niños, adolescentes y adultos por enfermedades, hambre, alcohol y drogas; la muerte educativa, la desocupación, la inseguridad, la indefensión del país…y van. Dicho de otra forma: cuanto más bruto y más débil, más barato.

La Licenciada Ocaña, quien no denunció a tiempo y a sabiendas a Capitanich por el desamparo –si no algo peor- de la población del Chaco en el tema del dengue, ni la explosión de la gripe porcina (en ambos casos POR MOTIVOS ELECTORALES) se ha vuelto casi locuaz y extremadamente “colaboracionista” con el Juez de la causa de los medicamentos: es que el filo de la espada de la ciega (y algo peor) brilla cerca.

Claro que la arremetida contra dirigentes sindicales es un tema nada novedoso, y sin perjuicio de su absoluta justicia (estos son los momentos de revisar los términos de la adhesión al Pacto de San José de Costa Rica, que elimina la posibilidad de aplicar la pena de muerte) a la luz del crimen social cometido, parece tener una ganancia residual para la monarquía plebeya, “gentry”, que se apropió del Estado. En este punto, el pasaje de los dirigentes gremiales involucrados en el tráfico de medicamentos, por el “fierrito” judicial (que investiga su conexidad con EL MUNDO DE LA DROGUERIA y la financiación por esas vías de la campaña de “Cristina”) resulta, dentro de los huracanados vientos de proa que azotan al Gobierno, una mordaza caída del cielo: el tema son los dirigentes gremiales, a los que veremos en primera línea en los próximos meses: “Muchachos, los necesitamos pero también podemos hacerles daño. Ojo!” Una atolondrada huída hacia adelante .


NI “ZURDA LOCA” NI SETENTISMO BERRETA

En los tiempos de crisis social que se avecinan, el descontento social con posibilidades de marcar rumbos propios y torcer los ajenos, esta en manos de los sindicatos; ya que la izquierda –nacida para perder- padece de estertores convulsos y semeja al Ejercito Zapatista de Liberación: entretiene a unos pocos nativos haciendo gimnasia, pero no puede ni quiere apropiarse del Estado por la simple razón de que no sabría que hacer con él.

Sin embargo, la madre de todas las batallas es la representación, es decir la democratización de los gremios. El esquema actual se cae a pedazos sea por la vía de hecho o por los traspiés jurídicos (que se avecinan peores). La contestación a las representaciones sindicales y la aparición de nuevos sindicatos actualizan la vieja ley de funcionamiento: la naturaleza le tiene horror al vacío (Aristóteles) o, como decía el mismísimo Trotzky “la política no lo tolera” (al vacío).

El reciente conflicto de Kraft, como la fiebre en manos de estudiantes de enfermería -periodistas mediante- hizo confundir el síntoma con la enfermedad: la interna de los Gerentes de la Empresa azuzó al Frankenstein (alimentado por la misma Empresa: la corriente de la izquierda trozkysta, para enfrentar al sindicato de la actividad), para dirimir su lucha de intereses personales y de posiciones. Claro que la historia ya ha sido contada: El monstruo de los tornillos en la cabeza, como el trotzkysmo de fábrica, se le escapo a su creador…y terminó en un incendio. La “izquierda” perdió la lucha (más de un centenar de despedidos), se dividió hacia adentro (la misma cantidad, pero más fraccionada) y “avanzó” un grupo sobre otro: en estos dos últimos puntos, resultó el espejo invertido de los gerentes de Kraft.

El Ministerio de Trabajo, mientras tanto, cargó sobre sus hombros demostrar la incapacidad de gestión del Gobierno en el tema, algo que repite en los conflictos de subterráneos y con otros más simples como el de los aeronavegantes, pagando tributo aquí a la desempleada Alicia Castro, nuestra embajadora bolivariana (¿para que sirve?).

Viejos setentistas como los del geriátrico metalúrgico, salieron a condenar a la “zurda loca” en un despliegue intelectual sólo comparable a las elaboraciones teóricas de, precisamente, los integrantes…de la “zurda loca”. Los autodenominados trotzkistas (algo arbitrario y difícil de constatar dado su nivel político) han ocupado transitoriamente el espacio cedido por dirigentes sindicales y por el gobierno al que se le escapó el caballo de la calesita.

Claro que a los catastróficos “destituyentes”, y a pesar de los indicadores sociales y económicos delarruistas, la realidad les resulta esquiva y decepcionante: todavía el tiempo político sigue vigente. No existen golpistas como Alfonsín capaz de retacearle el apoyo partidario a su correligionario, ni compañeros de ruta del PJ capaces de enviar piqueteros y motoqueros desde el conurbano bonaerense para cargarse a un Presidente en ejercicio, paralizado y amarrado al autismo como a una tabla de salvación. Porque si muchos se quieren hacer los otarios, hay que refrescar que en las jornadas de diciembre de 2001 se produjo UN GOLPE DE ESTADO encabezado por el demócrata-muerto ALFONSIN y el demócrata-vivo DUHALDE. Espontáneos ciudadanos enardecidos porque les habían robado sus ahorros y no tan espontáneos militantes de variado signo le dieron el marco “popular” a la “magnífica gesta”. Su grado de improvisación pudo verse en las dos semanas siguientes.


TEORÍA Y PRÁCTICA DEL "PARA-GIL"


En nuestro concepto el “paragil” es un perejil que no se recibió. Los hay de muchas clases: económicos, sociales, culturales, políticos, pedagógicos, a pedal, cornudos etc.etc.

Nos ocupamos ahora del paragil político, categoría en la que milita el 100% de la progresía criollo-argentina. Esta especie deforme salió del placard con el alfonsinato convalidando sus tropelías (decretos de obediencia debida, punto final, corte de las manos de Peron, asalto a La Tablada «una operación de la “derecha” por la “izquierda”, como decía Fermín Chávez», corrupción bancaria, aduanera, muerte misteriosa de un Ministro, etc.: cosas que hoy son diarias pero que en la época descolocaban a los “demócratas” radicales de verba encendida (1) (aunque nadie duda de la capacidad transformadora de la palabra, virtud que tiene nada que ver con la poesía, hoy el palabrerío radical emparenta con el con la afirmación (casi adagio) de Goebbels: miente, miente, que algo quedará.

Con Menem, la progresía no pudo articular ni una idea ni una alternativa a los odiados 90 y se escudó atrás del jugador de Chascomús: Pacto de Olivos mediante consiguieron algún Senador que de otra forma les estaba vedado, un gobernador radical asaltó un banco (casi un acto de justicia, lástima que era el Banco Nación donde había fondos de jubilados y empleados públicos), un Intendente (radical también) de Santiago del Estero fue corrido a balazos y así… La pelea Menem-Duhalde permitió que el audaz Alfonsín pergeñara la famosa Alianza con otro notorio paragil progresista: Chacho Alvarez. Como dijimos, entre todos y con la ayudita del conurbano bonaerense le dieron el golpecito de estado al Nro. 1 (estaba sólo, como el Nro. 1). Y de la Rúa se fue: nos dejó pensando si matar al muerto era delito. En la transición duhaldista no se los encontraba ni en foto, hasta que tímidamente con Kirchner, como erección de nonagenario, empezaron a hollar la tierra de la política buscando su rincón en el reparto. Y aquí se dividieron. El paragil progresista desmediado es difícil de calificar ya que rota al ritmo del tintineo de las monedas y nunca se sabe si se fue del todo o nunca dejó de estar.

Los Horacio González (al que ya le pagaron) los Ricardo Foster (que está esperando que le den… un Ministerio de Cultura!!, a quien sólo es un glosador de ideas ajenas), los Pablo Feinmann (no pueden dejar de pagarle, igual que a Felipe Pigna: otro “nacional y popular” hijo putativo del “pensador nacional” Pacho O´Donnell y feriante en el History Channel: canal imperial si los hay, cuyas groserías compiten de igual a igual con la CNN “en español”) son la faceta de lo que este Gobierno entiende por cultura: la administración burocrática de la misma por incompetentes revelan el valor que el matrimonio le otorga al tema (en esto se parecen a Menem quien tenía previsto un médico para el Ministerio de Trabajo en el 2003: claro que el ginecólogo en el Ministerio de Defensa de Duhalde opacó un poco el tema). Dicho de manera directa el paragil, con independencia del área de mal desempeño es, básicamente, un mordedor de monedero.


LA ÚLTIMA DEL PARAGIL:


La progresía se alineó -desde el bando oficial- con el depuesto payaso centroamericano Zelaya, mientras la Presidente sobrevolaba Tegucigalpa preguntando “¿y donde está la pista de aterrizaje?”. La izquierda tarada, como en las mejores épocas de la guerra fría, pintaba leyendas contra el fascismo hondureño. Mientras, el progresismo no alineado hacía tibias defensas de un tema que no le interesaba a nadie…salvo a los Kirchner. Quedó demostrado que el rescatismo (de rehenes en la selva de las FARC y de travestis políticos de sombrero) no es el fuerte del Gobierno. Justo es decir que la situación era lo suficientemente intrincada y hasta Lula quedó descolocado y haciendo señas.

Es que algo ardía, y era el asiento de la democracia. Lo de Honduras sirvió de alerta para indicarle a los gobiernos de la región que la democracia de mil años no estaba consolidada, y que sus aspectos formales (partidos, elecciones) –con un ayudita del Gobierno de Obama- podían convalidar la rotura de piernas del demócrata “Mel” Zelaya. ¿Cómo salir de este frente de tormenta golpista que no termina de alejarse del horizonte?. Según el paragil, la solución es uruguaya: La elección de Mujica (muchos se olvidan y otros recuerdan, la experiencia de Benito Nardone “Chico-Tazo” en 1958, al frente del ejecutivo Colegiado en Uruguay) trajo un soplo de esperanza a nuestro otariaje nacional. Como enfermos terminales que no discriminan la maraca del interferón, olvidaron:

a) Que la experiencia es uruguaya (y como tal intransferible);
b) Que gano la lógica (lo que queda de ella) del estado de bienestar batllista (es decir, ganaron los colorados);
c) Que la política económica sigue esos mismos parámetros con leve éxito gracias a la incapacidad de los Kirchner (a los que Mugica y los productores uruguayos dan las gracias al acostarse y al levantarse);
d) Que la estabilización del “modelo” (algo de eso hay) es aleatoria y depende no solo del esfuerzo local sino, para seguir, también de los movimientos de sus dos grandes vecinos (lo cual es alarmante para los uruguayos);
e) Que la psicología de buena parte de la clase media uruguaya (una gran mayoría se siente “funcionario”, y dentro de ésta muchos lo son efectivamente) es el principal impulso y freno (la idea original es de Real de Azua) del proceso político de los orientales; condicionante al que no escapa el Frente Amplio;
f) Que como gobierno de izquierda es lo más parecido al PSOE (para los bobos, izquierda; para los vivos…PSOE);
g) Que la continuidad del modelo uruguayo también depende del entorno internacional (hablamos del G-7), dado su carácter de enclave geográfico, de los malabares de Danilo Astori (Vicepresidente/Ministro de Economía) y de la parálisis verbal de Mugica (su lengua motivadora puede disparar internas en el Gobierno de dudoso final).

Con el respeto que nos merecen los uruguayos (sin ánimo imperial, compatriotas al fin) por el gobierno que eligieron (¿qué otra cosa podían elegir?) su carácter de modelo político para la progresía argentina da idea de la degradación de la política en la trasplatina y el carácter irredento, para toda la eternidad, del psico-bolche argentino del tercer milenio.


LA COTIDIANA

En el Nro. 13 de El Escarmiento previo a las elecciones del 28 de junio pasado decíamos: “Nuestro voto responsable en los distritos debe restarle votos y cerrarle el paso a los candidatos del "kirchnerismo", pero sin falsas expectativas. Se trata solamente del primer paso. A partir del día 29, hay que ir por la mugre política, aunque tengamos que empaparnos de ella el día 28: Los De Narváez, los Solá, los Sabatella, los "felpudos" provinciales y municipales. No se trata de mucha meditación, se trata de dejar de fumar y combatir el cáncer”.

El kirchnerismo, cual enfermo a término peleó hasta el final dando imagen de una falsa energía y se llevó puesta la “Ley de Medios”, el “fútbol para todos” y la “Reforma Política”, instalando –en definitiva tenía la iniciativa- las acostumbradas falsas alternativas: campo o pueblo, libertad o monopolios, democracia o… qué.

La vieja libertad de empresa fue defendida por los profanadores de la libertad de expresión (los medios de comunicación), sus empleados/sirvientes y un órgano del imperio: la SIP (Sociedad Interamericana de Prensa) VIEJA BOSTA NORTEAMERICANA Y DE SUS LACAYOS EN EL AREA SUR, mientras el gobierno armaba su propio y efímero monopolio de cabotaje (los más conocidos: Página/12, El Argentino, 7Dias, Veintitrés, más radios, más otros pasquines provinciales, más televisión estatal etc.)

Mientras la reforma política es el nuevo reparto de acciones entre el oficialismo y quienes en este negocio ofician de cómplices a sabiendas: todos los partidos de la oposición que han dado quórum al dislate. A menos partidos, la cantidad de votos a repartir es mayor entre ellos y la cantidad de pesos por voto también es mayor. ¿Alguien creyó que la democracia, la representación y el poder del pueblo tenían algo que ver con esto?

Para colmo a Brasil le va bien. Lula es progresista-capitalista. A Uruguay le está yendo bien. Son progresistas-capitalistas, a Chile le va bien. Son socialistas-¿pinochetistas? (quizá pierdan las próximas elecciones: si hay un original ¿para qué quieren la copia?). Acá les va mal. Son capitalistas- berretistas, como sus críticos de la “derecha”: peleadores de la transferencia de renta…en beneficio propio. Sin concepto de pueblo ni de Nación, el kirchnerismo es lo peor de la derecha y la izquierda colonial. Ha sabido captar, claro que sin mucho refinamiento, lo diestro de una y lo siniestro de la otra.

En el próximo número nos ocuparemos de la autodenominada “derecha intelectual” (Grondona, Aguinis , el “Grupo Aurora” –si a la fecha no se muere ninguno de sus integrantes, los juntabosta pampeanos y sus cholulos muertos de hambre etc. etc.)

Mientras tanto nuestro homenaje a “Clota” (Clotilde) Acosta (a) “Nacha Guevara”, a Scioli, y a todos los “testimoniales” ya que si bien engañaron al pueblo otra vez, al menos no están en la Cámara de Diputados para remacharlo más.

d.a.

 

EL PASQUÍN “EL ARGENTINO” NO SE VENDE PORQUE YA LO COMPRÓ KIRCHNER

UN MISTERIO DEL PAROXISMO PERIODÍSTICO:

¿POR QUÉ LAS CONTRATAPAS DE “CLARÍN” SON MEJORES QUE SUS TAPAS Y EN “CRÍTICA” ES AL REVÉS?

 


(1) Cuéntase que el “chino” Balbín –quien compensó su frustración presidencial con la perennidad golpista (recordemos su “acción” del 23 de marzo de 1976: “no tengo soluciones”) devolvió airadamente al dibujante-humorista “Lino” Palacio una caricatura que éste le obsequiara, en la que el barroco boina blanca aparecía de pie pulsando la guitarra…: Don “Lino” hombre de algunos aciertos refinados, había dado en el clavo. Sobre la habilidad de los radicales con la lengua se tejieron procaces chistes populares, que ponían en primer plano su notoria incapacidad para gobernar, al principio disimulada mediante el recurso a la diarrea verbal republicana. Hoy parafraseando a Woody Allen “robaron, huyeron y los pescaron”.
En este número:

Cultura lumpen, política lumpen

por Domingo Arcomano

Izquierda tilinga y derecha mistonga

por Diego Gutiérrez Walker

Memoriables

por Domingo Arcomano

La iniciación literaria de Julio Cortázar, más allá de Borges y Marechal (Segunda y última parte)

por Eduardo Romano

¿Qué he hecho yo para merecer esto? El cine hispano desde la loca Juana hasta el follametín y la digitalia

por Abel Posadas

La muerte de Mercedes Sosa: "En cuestión de gustos no hay nada escrito..."

por El escarmiento

Que trata de putos(*), del Estado y del matrimonio entre especies

por Domingo Arcomano

“Antología del ensayo uruguayo contemporáneo”

por Carlos Real de Azúa

¿Adónde va el Uruguay? (fragmento)
por Alberto Methol Ferré

Prólogo a "La formación histórica rioplatense"(*) de Luis Alberto de Herrera

por Alberto Methol Ferré

Una morada en la tierra (Notas sobre la cultura del territorio en la Argentina)

por Aníbal Ford

Curacó

por Aníbal Ford

Contra la identidad

por El Escarmiento

Propietario: "El Escarmiento S. R. L."
Director: Domingo Arcomano
Jefe de Redacción: José Luis Muñoz Azpiri (h)


Todos los derechos reservados ® El Escarmiento SRL
  elescarmiento@elescarmiento.com.ar