"Y aquellos que pervirtieron la voluntad del pueblo fueron puestos de rodillas, maniatados y sometidos por la fuerza..."

Codex Supliccium, III-24
 
 

Editor:
Domingo Arcomano 


Secciones

[Portada]
[Editorial]
[Política]
[Economía]
[Internacional]
[Cultura]
[Medios]
[Recepción]
[Entrevistas]
[Memoriables]
[Contratapa]
Anteriores

N°1 - Jul/04
N°2 - Ago/04
N°3 - Set/04
N°4/5 - Nov/04
N°6 - May/08
N°7 - Jun/08
N°8 - Jul/08
N°9 - Ago/08
N°10 - Set-Oct/08
N°11 - Nov/08
N°12 - Dic-Ene/09
N°13 - Jun/09
N°14 - Dic/09
N°15 - Mar/10
N°16 - Dic/10
N°17 - Jul/11
N°18 - Ene-Mar/12
N°19 - Junio/12
N°20 - Oct/13
Descargar Números Impresos
Newsletter
Agregar en Google
Agregar a Mi Yahoo!
Agregar a Mi MSN
Año III, Volumen Nro. 16 - Diciembre de 2010  

DEL BICENTENARIO A LA MUERTE DE LA POLÍTICA

por Domingo Arcomano

 

EL BICENTENARIO NOS ENCONTRÓ UNIDOS Y DOMINADOS
 
Del Bicentenario de la Nación a la feria de las Provincias
 
En 1910 La Argentina figuraba en el quinto lugar en la economía mundial  mientras era un nefasto ejemplo de colonia británica, es decir un país solo formalmente soberano.  En el 2010 descendimos en el ranking económico y ampliamos la dependencia: hoy el colonizador no solo habla inglés, sino castellano, italiano, francés, portugués, alemán…. Si la descolonización en el marco de la guerra fría (un feliz encuentro de luchas nacionales de liberación e intereses imperiales norteamericanos y soviéticos contra las formas de dominación territorial europeas) significó el paulatino abandono del imperialismo por metro cuadrado, la Argentina post-peronista asistió con carne propia a su restauración. Hoy, las tropas imperiales y coloniales no son necesarias para convalidar la apropiación de territorios: basta la voluntad cipaya de políticos de ocasión, “democráticos” todos, que entregan el petróleo, la minería, el agua, los bosques. Esta nueva forma de imperialismo por metro cuadrado conquistó el principal reducto de la acción política: la conciencia; logrando su transformación en conciencia alienada al extranjero, en conciencia colonial, cuando no directamente entreguista.
 
La ambigua revolución de mayo de 1810, posibilitada por un jefe militar como Cornelio Saavedra inauguró ese vasto período de doscientos años que amerita aún la reflexión -lo más sosegada posible- sobre sus orígenes, posibilidades, valores, triunfos y fracasos. Claro que la situación actual no es el mejor ámbito para ello: El progresimo-gobierno,  montó un espectáculo de contenido y contornos circenses para memorar aquel ambiguo grito independiente. Lo que debió prepararse con antelación y participación fue improvisado e impuesto, concurriendo a su montaje lo peor de las motivaciones y la incultura del llamado “kirchnerismo”. Lo que debió ser un adecuado cultivo de la memoria en la etapa que precedió a los festejos bicentenarios, lo que debió ser el centro de una etapa de reflexión iniciada con razonable anterioridad y continuada después, se presentó como un acto extendido de un evento en la Sociedad Rural, con historiografías que hacían agua (liberales, conservadores, marxistas, desarrollistas), la historieta de escuela secundaria (Pigna), el pseudo-revisionismo Vip (“Pacho” O´Donnell)...Y todo devino en una farsa. Sin dejar de incluir en este descalabro a la intelectualidad lumpen de “derecha” y de “izquierda” que, soñadoras de un pasado miserable, añoran unos (todavía!!) el horizonte hispano-católico y los otros buscan, en su orfandad, una genealogía de izquierda... a los padres fundadores de su fracaso. (*)

La reclamada preparación y su después requerían la intervención de dirigentes sociales útiles: empresarios, sindicalistas, corporaciones profesionales, de maestros, intelectuales, artistas, capaces de promover en su ámbito y fuera de él la necesaria discusión sobre la Argentina que pasó. Claro que para eso hay que convocarlos. En cambio, la reacción kirchnerista optó por recostarse en intelectuales como Hebe de Bonafini, D´elia, Pigna y los “rubber-sucker” adictos de sus “medios de comunicación”. La sumatoria de ignorancia,  lugar común,  resentimiento, oportunismo y  degradación moral hicieron el resultado. Así, entregaban en bandeja a los “iluminados” Grondona, Aguinis, Sanguinetti - estos dos últimos del “Grupo del Orto” (Aurora)- la disquisición sobre la historia de un país que no entienden. Faltaban Luis Gregorich y el finado Merellano –encabezados por Michael Jackson- para llenar un puchero con la armada Brancaleone y el regreso de los muertos vivos. Todo fue sustituído por la política como espectáculo, por la manipulación de los cadáveres y la necrofagia (“Madres de Plaza de Mayo").

Pero no estaban solos: también los viejos lame suelas sindicales aptos para cualquier oficialismo, sea civil o militar y la mentalidad vacuna en forma de “actrices”, “actores” y “cantantes”, fueron utilizados para convocar a una población que disfrutó de empanadas provincianas, baños químicos y de algunos alaridos desde los escenarios, pero de política nacional y sentido de la historia común, nada.   

Es que el oficialismo no puede con su propia alma, aunque engorde los bolsillos y se autoestimule repitiéndose que están en medio de una épica. Porque el contrabando de palabras en que incurre es intencional: épica, en el lenguaje de estos inútiles, significa vodevil. Una murga improvisada arriba de un tablado, con un libreto de último momento escrito por el “baronismo” periodístico. Hasta aquí, la mugre política dio sus frutos: el lumpenaje de la clase media fue promovido. Ya tuvieron sus graduados las distintas escuelitas ideológicas: las escuelitas “lanata”, “pergolini”, “grondona” , “tinelli” compiten con sus propios alumnos; algunos,más o menos herejes; todos, funcionales a la mugre colonial. El efecto bicentenario pasó rápido y sin secuelas, tal como si lo hubiera realizado una dictadura militar, la UCR o cualquiera de los fragmentos oficializados como opositores al gobierno (kirchneristas travestidos, en suma).
 
¿Se podía esperar otra cosa? Es que el travestismo político es la etapa superior del inodoro turco en el que sobrenadan oficialistas y opositores oficializados. 
La deriva nefasta de la política estatal hacia la metodología de la prostitución mediática, cuyo santo patrono - aunque no socio fundador - fue Menem, se ha visto consolidada por el payasismo de los funcionarios del gobierno y por la “politización” de la carne de ganchera televisiva, que a falta de pan actúa de lo único que siempre supo hacer: de cómico de la legua, comiendo sobras bajo la mesa. 
Mientras el taradismo de “izquierda” cree luchar contra la oligarquía, se empeña en no ver que gobierna el medio pelo semi-letrado al que marginalmente pertenece. Claro que no se trata de libros ni de cultura “burguesa” (de los que carecen) sino de sentido político nacional para el buen gobierno. Esto es demasiado para esta pobre gente para quienes “sentido político”, “nacional” y “buen gobierno” son términos inconmensurables. Otro tanto vale para los críticos colocados a la “derecha” por la retórica de Aníbal Fernández (¡!) y “La Cámpora” (¡!) (**). Terratenientes, banqueros, oligopolios de los medios de comunicación, todos ellos fueron aliados del gobierno durante un lustro (2003/2007)…hasta que el gobierno les quiso manotear la bolsa. ¿Graiver y Papel Prensa?  ¿Kirchner  y Clarín? Parecen las “vidas paralelas” de Plutarco. En ningún caso se trata de política nacional, sino de bandidismo desde los aparatos del Estado en beneficio de unos pocos particulares.
 
 
EL GHETTO DE LA JODERÍA
 
Si el “fútbol para bobos” y  el “Mundial” se llevaron la plata de los jubilados, la Presidente se llevó a la Feria del Libro de Frankfurt a un grupo de ilustres nulidades del papel entintado, las que salieron prontamente a justificar lo que no se podía: la compra por parte del gobierno de voluntades de mediocres cuyo único aporte al saber de los argentinos es hacer ruido. En el corralito kirchnerista la caza de la vaca inculta es lo más barato: por poca plata los animalitos regurgitan, tragan y después son sacrificados. ¿Cómo justifica el hebreo progresista Foster -un universitario que ejerce el periodismo filosófico- los carteles del cómplice de la dictadura Ernesto Sábato y del marginal Diego Maradona (un individuo de la especie argentina fracasado como PERSONA en toda la línea) en la “fiera de Francoforte”,  lugar capitalista si los hay para hacer negocios entre editoriales y exportadores/importadores? Es que la “lógica dialéctica” del progresismo portuario se ha reducido a la pirueta y al travestismo, “mediados” por la plata; aunque sospechamos que su “negación de la negación” será el suicidio.
 
¿Qué diferencia hay entre esta intelligentzia oficialista y colonial y la intelligentizia opositora y colonial que pulula por “Clarín”, “La Nación” y la revista “Noticias” (todos opositores “desde el bolsillo”, hasta que logren la cuota de publicidad estatal necesaria)?. No hay ninguna obligación de ser oficialista u opositor y a la vez mediocre. La imposibilidad de superar este límite habla de la calidad de esta fauna política y la de sus perros (los “rubber-sucker”) que aman lamer la correa.
 
Para que no haya dudas: Cuando el peronismo expropió el diario “La Prensa” (gracias a lo cual creció el pasquín de los Noble) el suplemento cultural se prestigió y creció cualitativamente bajo la dirección de César Tiempo (Israel Zeitlin). Hoy, el pasquin “gratuito” “El Argentino” dirigido por el hebreo Spolsky (a quien tienen en sus deseos para el infierno muchos judíos de la Argentina) practica oficialismo felpudista con fondos del pueblo y cuyo segmento cultural cada tanto llena …Orlando Barone. Claro que el lenguaje de sus editoriales políticos no se va a menos y nos hace memorar “El Informador Público” del gallego Iglesias Rouco… un hombre que trabajaba de “inteligente”…
 
 
SI EL MEDIO ES EL MENSAJE, EL MAL ESTÁ EN LOS MEDIOS
 
En “El Escarmiento” nro. 14 polemizamos sobre el tema de los homosexuales. A partir de allí observamos que con un admirable blindaje ante el ridículo y empeñados en fabricar su propio ghetto los hijos putativos de Menem avanzaron hasta el registro civil tras el “matrimonio” homosexual, el kitsch del matrimonio burgués. Escuchamos sus ridiculeces (baste recordar la performance de Pepito Cibrian en el Congreso, donde trataba de convencer a los siempre poco informados legisladores de que a García Lorca lo mataron por puto y no por comunista), escuchamos sus letanías de casette (“gay, lesbianas, travestis, trans…”) repetidas por una muchacha obesa que pareció encontrar su lugar en el vacío ideológico; nos divertimos con católicos y protestantes unidos por la misma fe mientras escondían -y esconden- su propia mugre bajo la alfombra (pedofilia, robo a los pobres y a las arcas del Estado) y vimos a la troupe televisiva haciendo gala de progresismo anal (claro que a la fecha paga cada vez menos): la Argentina maricona, como el carnaval, tuvo un par de días.
 
El terreno se venía preparando desde los tiempos de un travesti que se hacía llamar “Chris Miró” hasta otro que, hoy, se hace llamar “señora” y “Florencia de la V” (en un juicio por el nombre le sacaron tres o cuatro letras al supuesto apellido). Si ser homosexual es un drama existencial ¿qué resulta cuando a la vez se es feo o poco agraciado, inculto y ordinario? Lo que no se perdona al mestizo de clase baja en la vida cotidiana, en los medios de comunicación se ensalza como expresión de “fineza”. El terreno ganado por el híbrido sexual, hizo que los niveles de prostitución de las mujeres se obliguen a más exposición y el medio televisivo se transforme en la fuente de negocios y  polea de entrada y salida. Se puede alegar que esto siempre existió: cierto, pero nunca con esta calidad y cantidad. Si se aplicara el Código Penal  para la represión del cafishio con un criterio REALISTA, ¿cuantos programas de televisión palmarían? cuantos “conductores”, “productores” y demás raterío anexo iría a la cárcel? ¿cuanta revista de “grupos editoriales independientes” deberían ser clausuradas y sus directores debutar (no solo) con el traje de presidiario? Sin embargo estamos solamente ante la versión televisiva del problema, que refleja la alienación de la mujer (y a veces de su familia) que todavía conserva un margen de voluntad. Su contracara es el secuestro de mujeres para el ejercicio de la prostitución en todo el país, lo que no puede hacerse sin la complicidad de policías, jueces y fiscales. La versión “light”  cumple la misma función que el “futbol para bobos”: la semi-pornografía, como el fútbol, la practican pocos, siempre hacen lo mismo, tiene el mismo final y los únicos que se calientan son los de afuera. La versión dura, la desaparición y reducción a servidumbre de la mujer prostituida no tiene su “Nunca Más” (***).
 
Es que si la reducción a servidumbre de argentinos, bolivianos, peruanos, etc. la usufructúan “empresarios” y la facilita el Gobierno (comenzando por la frontera agujereada que padecemos, las complicidades de las fuerzas de seguridad y las autoridades de migraciones, así como la inutilidad del Ministerio de Trabajo Nacional y de las Provincias y  de ese órgano burocrático que es el Consejo Federal del Trabajo, inventado para que coman unos pícaros) ¿cómo va a ser preocupación de este Gobierno la desaparición de personas (Julio López, mujeres, niños)?
 
 
SI ES POBRE HAY QUE CREERLE AL INDEC. SI ES FUNCIONARIO TIRE LA ESTATUITA DE JAIME Y PONGA LA DEL “GAUCHITO GIL”.
 
El travestismo político y sexual tenía que llegar a las matemáticas: si la esencia de aquellos  es la apariencia, la dura realidad no podía quedar indemne y tenía que ser fraguada. Su ser a secas le resulta intolerable al Gobierno. Dicho de otro modo, los números no dan.
 
Los pobres son más pobres, los ricos más ricos, los burros más burros y los delincuentes más siniestros. Entonces se recreó la asignación universal por hijo, se subsidia el empleo y el desempleo (no se crean empleos) se desprotege el trabajo real condenando a millones de argentinos al trabajo en negro. Después del fracaso de la embestida contra “el campo” el Gobierno sigue aliado a las grandes empresas concentradoras de granos, sin ningún plan agro ganadero (aunque la Presidente manifestó haber realizado un aprendizaje acelerado sobre la vaca). Carecemos de política exterior (salvo los piqueteros de Gualeguaychú) pero tenemos a un gorila sionista con cara de gaucho malo en el Ministerio de Relaciones Exteriores cuyo máximo logro ha sido cambiarse de corbata. Y una Presidente que en su “twiter” espetó a los ingleses: “piratas for ever” (si, en inglés, por si no entendían).
 
La educación y la cultura sigue en manos de perfectos inútiles como Sileoni y Coscia, uno heredero de la reforma educativa alfonsinista de 1985 que, como sus pares en aquella tragedia (José Nun, Tedesco, Adriana Puiggros et. al.) sigue libre; y el otro perseguido por la justicia por su “gestión” frente al Instituto de Cine (pasó de croto a tener una buena vida). Cuando la hormona de izquierda desbordó a los estudiantes secundarios urbanos en Buenos Aires, víctimas de otro comerciante de la política -Macri- y de las tonterías de sus propios padres, fueron avalados por la Presidente…a la que al otro día le tomaron tres Facultades. Un lujo. Que se suma a los contenidos educativas y a la delincuencia política desplegada por algunos sindicatos docentes.
 
Mientras, la enfermedad y la inseguridad son “sensaciones”. En el conurbano bonaerense  parte de la población come basura gracias a la bondad de algunos intendentes, otros mendigan, otros reciben “planes” (no trabajo) otros simulan trabajar en las cooperativas truchas armadas en las Intendencias (a tanto el “vuelto”) sobre el modelo de las cuadrillas de ENTEL (uno hace el asado, cinco hablan por teléfono, y uno rasca el afiche opositor de un poste). En Misiones, el “chirolita”  del ex - gobernador Rovira, el Gobernador Closs, deja morir desnutridos a los niños de su Provincia sin que el Congreso de la Nación plantee la intervención federal, mientras se escandaliza por el desacato judicial del otro chirolita Santacruceño. Es que en la Argentina del show democrático es más grave desacatar al Juez que  morirse de hambre. Mientras, los hospitales están colapsados  sin recursos y llenos de inmigrantes ilegales, los médicos y paramédicos mal pagos y trabajando en condiciones de campo de concentración. Ni hablemos de los enfermos. ¿La inseguridad? La dejamos para el final, con la muerte de Kirchner.
 
 
¿ES EL PARTIDO OBRERO UNA EMPRESA CAPITALISTA Y SUS MILITANTES NO LO SABEN?

 
                                      “La juventud es ciega, espontánea, salvaje e inferior en todo a la edad madura. Es más tonta, más débil, más indolente que los adultos y solo es superior en un punto: en la juventud, que es un mundo en si misma. Pero la juventud no quiere perdurar, quiere deshacerse de esa falta de madurez que es, precisamente, lo que fascina a los adultos. (…) Frente a la juventud, los adultos son cobardes, serviles, sin energía, y sus juicios carecen de peso(…) La juventud está en contra de esquemas preestablecidos, pero ya se les están preparando otro esquemas igualmente caducos. Actualmente el acercamiento entre las generaciones está dominado por una retórica estúpida, una especie de revolución artificial que puede falsear a la larga esta relación decisiva”

 WITOLD GOMBROWICZ (1969)


 
El Partido Obrero, como muchas de las fundaciones, ONGs y “consultoras” de dudoso origen, se ha transformado en una organización que perpetúa burocráticamente su cúpula a expensas de su base, aunque su diseño se parezca más a un tubo que una pirámide. La tragedia de la muerte de Mariano Ferreyra, un pibe con la cabeza quemada por la fruslería “trotzkista” y cuyos últimos años expresaron la alienación de una parte de la adolescencia argentina, ganó en dramatismo pero no en inutilidad. Inutilidad porque su muerte es repudiable y la muerte de un hombre desarmado potencia la perversión del crimen.
Trotzky, un personaje cuyo curso vital vale la pena estudiar, sirvió de alimento a parte de la heterodoxia marxista latinoamericana en sus enfrentamientos con el estalinismo (el “socialismo real”). Denunciado por Liborio Justo (un heterodoxo dentro de la heterodoxia) como agente de Wall Street y asesinado finalmente por orden de Stalin  (tras un primer intento de homicidio  mientras era custodiado por agentes…nortamericanos) alimentó a agrupaciones en toda América (Sur y Norte). Sectas que no pasaron de ser grupúsculos cuya máxima expresividad fue la publicación de revistas literario-políticas y la edición de las obras de Bronstein. No obstante,  la intersección de ciertos grupos trotzkystas con otras experiencias nacionales generó algunos aportes interesantes (el caso de Abelardo Ramos) y otros de carácter delirante y militarista como el ERP, o simplemente delirante como los Posadistas de “Voz Proletaria”. La realidad es que su presencias en forma de distintos grupos no ha significado ningún avance en la cultura política de nadie, ni un avance en la justicia social, ni en la independencia del País. Por eso sospechamos que el Partido Obrero (PO) es para sus dirigentes una agencia de conchabo de la que desconocemos quien es el empleador (¿de que viven “Altamira” y Pitrola?). Para sus militantes en cambio, sospechamos una forma de catarsis mezcla del  psico-bolchismo de los 70, turbulencia mágica, ignorancia y un resentimiento que viene de la clausura de posibilidades económicas, culturales y políticas para varios segmentos de la clase media baja y aún más baja. Seguimos estando por tanto, en el centro del capitalismo portuario. La muerte inútil de esta muchachada (Kosteki, Santillán, Ferreyra) no es distinta a la de los adolescentes que se ahorcan en el interior del País. 
 
 
 CRONICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA
 
La muerte de este militante del PO coincidió con la muerte de Néstor Kirchner, lo que opacó por unos días su transcendencia: es el primer muerto ostensible de propia responsabilidad que el Gobierno no puede ocultar. Pero conociendo la mentalidad obsesivo-compulsiva del trotzkismo portuario, y su pérdida de perspectiva, unirán su recuerdo al de Kosteki y Santillan para seguir practicando necrofilia política como las Madres de Plaza de Mayo y de paso intentar sacar rédito político; claro que la curva de ganancia en estos casos se aplana rápido y transforma la inversión en una pérdida innecesaria.
 
La responsabilidad de Pedraza (un hombre alabado como un modelo gremial por la Presidente), la responsabilidad de sus secuaces y de la mano de obra alquilada -que en algunos gremios es el sustituto delincuente de la falta de militancia gremial y falta de formación de cuadros- no puede sorprender a nadie: era una cuestión de tiempo y lugar el que se manifestara. Sus antecedentes los tenemos en las internas gremiales dirimidas a los tiros, en dirigentes sindicales muertos en extrañas circunstancias (mientras el oficialismo y la oposición miran para otro lado), en el Ministerio de Trabajo de la Nación interviniendo en las internas a favor de los “amigos” del Gobierno, en la protección de las apretadas del Sindicato de Camioneros, aún a riesgo de ser reclamados los funcionarios del Ministerio de Trabajo -del Ministro para abajo- por la Justicia, etc. Esta telaraña en la que están TODOS atrapados solo se desarma rompiéndola. Y existen los mecanismos legales e institucionales para hacerlo, aunque no lo puede hacer ni lo hará este Gobierno. No conocemos ninguna araña que se suicide, ni en agonía.
 
A Pedraza, un viejo hombre del Partido Comunista y como tantos de sus camaradas reciclado en el capitalismo dependiente del Puerto, le tocó manifestar la versión más deplorable de un sindicalismo arcaico, desubstancializado, sin ideología, articulado en torno de sus intereses personales y ejerciendo el rol de  empresario (la negación de su orígen) estafando a sus propios afiliados y convalidando la otra gran estafa nacional que se articula en la Secretaría de Transporte. Si los comunistas lo pueden considerar un traidor a su “clase”, el peronismo debe repudiarlo por ser UNO de los responsables de la paulatina desintegración del movimiento obrero. A la sombra de él y de sus similares han crecido las agrupaciones de izquierda en los sindicatos, se armó el CTA (que se desarmará pronto), elementos todos divisionistas, coloniales y cuyo único objetivo es la conquista del sillón gremial y de la Caja, porque ideología no tienen. Solo un poco de Lerú progresista y mucho hambre atrasado.
 
En este revuelto no está solo, lo acompañan los funcionarios del Estado y los abogados que practican el servilismo sindical (heredado en algunos casos de padres a hijos). Todo este bolo político fue santificado por Nestor Kirchner, ya que no es difícil identificar a su heredera como incapaz para manufacturarlo, aunque no para ampararse en él. Las circunstancias de la  muerte de Kirchner tienen un lejano parecido (nada más) con la muerte de Perón. Baste recordar al viejo General e  1974 en la cubierta de un barco rumbo al Paraguay, en medio del frío, mientras el agua de lluvia se deslizaba por su visera…En ambos la muerte  parece haberse precipitado por un exceso de actividad política. La diferencia, claro, es el contenido y el objetivo. Mientras Perón (“ese viejo”, como lo nombraba el resentimiento de los Kirchner) intentaba materializar el Modelo Argentino para el Proyecto Nacional en un contexto local e internacional adverso; los K sin distinguir entre uno y otro se aferraron a una palabra (“modelo”) desconociendo sus elementos normativos, montandose en el hambre del pueblo, en su atraso y su aislamiento para demostrar lo que la berretada setentista, la pequeña burguesía nula, es capaz de hacer una vez que alcanza algunas instituciones de la “República”.
 
Nota aparte merece  el show del “funeral de Estado”: un cajón cerrado dando pie a muchas especulaciones (todas disparatadas, todas posibles)en la Casa de Gobierno, en lugar del Congreso; con mucho llanto ritualizado y la fascinación que la muerte produce en los transeúntes. El aviso de que Duhalde , Cobos y Carrió no debían concurrir porque NO SE PODÍA GARANTIZAR SU SEGURIDAD DENTRO DE LA CASA DE GOBIERNO resultó el verdadero índice de inseguridad en que vivimos (ni que hablar de los que están afuera de la Rosada). Por si faltaba algo, se agregó el dolor de una Presidente expresado en Cadena Nacional para explicarnos la diferencia entre su lógico padecimiento y sus dificultades, y que no iba a hacer terapia mediática; dos irrelevancias no solicitadas ni necesarias a la población.
 
La muerte de Kirchner, algo que no debe alegrar ni apenar, ha sido irrelevante para el País, aunque no para el gobierno. Porque el País lo sobrevivirá y lo echará a la cuenta de los fracasos del último medio siglo.
 
 
PODER AL PUEBLO

                                                        “¿Cuál es el secreto último del poder? Que la verdad y la fuerza habitan entre los humillados y los silenciados, y que quien les da la palabra se convierte en señor”.

ELÉMIRE ZOLLA

 
  A falta de argentinos que manden en argentino y a falta de una representación que se derive directamente de su fuente (baste pensar que el actual gobierno es producto de la designación de la heredera por el Presidente saliente y éste por el dedo de Duhalde) le resta al compatriota embretado en la maquinaria “democrática” apelar a la palabra mágica: NO. Un NO político que vale tanto en esta etapa como el NO de la desobediencia civil. Es la primera herramienta para ir desembarazándonos gradualmente de la banda gobernante, pero también para ir cerrándole el camino a la oposición farsante: Carrió, “Ricardito” Alfonsín, Macri, el peronismo “federal” (peronismo “feudal”), De Narváez, los “socialistas” de la rosa en la mano y tanto chanta involucrado en el juego de superestructura de los puestos públicos. Es el mismo pueblo el que deberá darse su voz, acompañando a los que hablan su misma lengua, promoviendo y castigando los desvíos y haciéndose presente no sólo con el voto sino con el reclamo de una sociedad más justa; con la capacidad de agruparse no sólo cuando se mata a un argentino inocente de cualquier clase y condición, sino en el reclamo de lo que es propio, sobre la base de la solidaridad. No podemos reconocernos como argentinos solamente en la desgracia sino que es urgente reconocernos para el futuro. Para ello debemos derrotar este presente, en forma cotidiana, constante, hasta arribar con la mayor celeridad a los medios que nos permitan cambiar la orientación política del Estado.
 
 
 
 
Por eso, al kirchnerismo
 

 
y a la oposición farsante

 

(*) Un ejemplo son los libros de factura hispánica sobre los orígenes del “marxismo latinoamericano” (Fornet-Bentancourt), o los más modestos intentos de, por ejemplo, Guillermo David para la Argentina, que intentan demostrar la existencia de supuestos marxistas genéticos como Carlos Astrada, limando su pasado de admiración por los regímenes de fuerza europeos, por sus filósofos (Scheler, Heidegger), o sus adhesiones al peronismo y sus transfugadas posteriores. Es que anclar carne criolla en teorías europeas, es menos peligroso que la acción inversa.
 
(**) Estos farsantes de la política viven fuera de la realidad y en un mundo espejado, de ahí la confusión en los puntos de referencia derecha/izquierda. En honor al “Tío” Cámpora justo es decir que repudió a los Montoneros y a su cría (“los Montoneros me traicionaron” dijo, frase algo ingenua de un hombre que fue más leal a Perón que muchos.)
 
(***) Va siendo tiempo que nuestros confundidos universitarios comparen este engendro alfonsinista que le sigue dando de comer a tantos necrófilos atornillados en la Secretaría de “derechos humanos” y a los “madredeplazademayistas”, con el Informe Final de la Comisión de Verdad y Reconciliación del Perú, un esfuerzo que en gruesos dieciocho volúmenes investigó e imputó a TODOS los culpables del genocidio peruano. No es casual que allí haya centenares de militares y guerrilleros presos y que Abimael Guzman comparta el presidio con Fujimori y con Montesinos, mientras que aquí Videla está solo y sin la compañía de Firmenich,  Nilda Garré, Kunkel, Bonasso, Verbitzky, Anguita, etc. etc. etc….

En este número:

Editorial: Del Bicentenario a la muerte de la política

por Domingo Arcomano

”Teoría de la locura de las masas” de Fernando Pagés Larraya

Reformas a la notación musical... (segunda entrega)

por Augusto Marcellino

"Chôros" de Augusto Marcellino: segunda entrega

por Lucila Saab

La gran aventura: una comedia en el cine (II)

por Abel Posadas

LIBROS: "Operación Primicia" de Ceferino Reatto

por Domingo Arcomano

Psicología del hincha

Propietario: "El Escarmiento S. R. L."
Director: Domingo Arcomano
Jefe de Redacción: José Luis Muñoz Azpiri (h)


Todos los derechos reservados ® El Escarmiento SRL
  elescarmiento@elescarmiento.com.ar